ira en niños de 10

COMO CONTROLAR ATAQUES DE IRA EN NIÑOS DE 10 AÑOS Y 8 AÑOS

Si has llegado hasta aquí, probablemente seas un padre o madre en apuros buscando ayuda y soluciones en google y queremos darte un pequeño balón de oxigeno, estás de suerte porque te vamos a ayudar con lo que te vamos a contar en este post que ha sido desarrollado por algunos de los mejores expertos y que ha dado solución a miles de niños y niñas.

¿Qué es y por qué tienen ataques de ira los niños?

La ira es una emoción que hace que los niños sientan rabia, furia, enfado y tienda a exteriorizarse de forma violenta.

Lo pueden expresar de varias formas, una interna en la que los latidos del corazón se le aceleran, aumenta la presión sanguinea, sube la adrenalina y otra externa en la que al niño se le cambia incluso la expresión, aprieta sus puños, grita, patelea, se lanza al suelo, tira objetos, rompe cosas etc.

No es una emoción fácil de manejar para los niños puesto que no tienen todas las habilidades para autocontrolarse, hay niños que presentan ataques de ira de forma constante y otros que apenas tienen estos ataques.

Los niños usan la ira como mecanismo de defensa, por ejemplo cuando otro niño le insulta, éste saca de impulsiva esa ira y exterioriza algunas de las expresiones que hemos comentado.

No lo vean como algo negativo, simplemente hay que educarle con conocimiento para que aprendan a manejar esta emoción.

5 consejos sobre como controlar los ataques de ira en niños

1. 😓 Paciencia y autocontrol del adulto:

Los niños son un espejo de las conductas de los adultos y aprenden de nuestras propias emociones. Cuando el niño tenga un ataque de ira debemos estar calmados en esta situación y no contra atacar con agresividad ni violencia ya que empeoraría la situación considerablemente, si te pones a la altura del niño le creamos aún más frustración y la situación se alarga en ese momento y puede llegar esa conducta a prolongarse más en el tiempo.

Manteniendo nosotros la paciencia, tendremos que dirigirnos al niño de forma tranquila y dándole unas pautas de educación, todos sabemos que en ocasiones es muy complicado mantener nuestra calma ya que los niños en ocasiones son muy inoportunos o reiterativos en situaciones de ira pero no cabe otra, tendremos que empezar por este camino para que el niño se habitúe al estado mental de tranquilidad y autocontrol gracias al espejo que empezamos a proyectar.

Lo ideal es mantener una conversación posterior con el niño sobre lo ocurrido cuando ya esté más calmado y pueda estar más receptivo ante lo que le indicamos y podamos enseñarle.

2. 😡 Enseñamos autocontrol al niño:

Tendremos que enseñarle al niño en que consiste el autocontrol y lo haremos en forma de juego, tendrá que empezar a tomar ese autocontrol con situaciones básicas del día a día, por ejemplo, cuando ha terminado la hora de jugar y el niño no quiere, cuando tiene que lavarse los dientes y el niño no quiere, cuando tiene que hacer los deberes y el niño ni quiere.

Cuando el niño esté en una fase receptiva y tranquilo, vamos a charlar sobre el significado del autocontrol y le vamos a proponer construir una herramienta o juguete que contenga dos posibilidades, por ejemplo dos bolas antiestres de diferentes colores, una roja y una verde.

La bola roja: cuando el niño tenga un ataque de ira y esté descontrolado le daremos esa bola roja para que la apriete, se tranquilice y respire profundamente ya que le vendrá a la mente el significado de esa bola y la charla previa que le hemos dado.

La bola verde: Una vez consideremos que haya pasado ese estado de ira podremos darle la bola verde para que reflexione sobre como ha actuado, que el nos hable de lo ocurrido, se exprese y nos diga como podría reaccionar en una futura ocasión.

3. 👪 Eliminar la ira con otro tipo de respuestas:

Como vimos anteriormente la ira es un mecanismo de defensa y usan este recurso ya que no conocen más formas de expresión. Ante estas conductas tenemos que reconducirlos y enseñarles que hay más caminos por los que pueden ir, haremos que pongan en práctica lo siguiente:

  • El niño tendrá que analizar el detonante de la situación.
  • Aportar otras soluciones sin ira para futuras ocasiones.
  • Hacerle ver las consecuencias negativas derivadas de la ira.

Cuando empecemos a ver una evolución en el niño, tendremos que “premiarlo”, aconsejablemente con palabras positivas que refuercen esa conducta.

4. 🙂 Canalizar la ira:

A través de algunas actividades el niño podrá tanto liberar energía así como aprender grandes valores, por ejemplo: actividades físicas que aportan grandes beneficios para la salud y la mente, si además son deportes en equipo aprende a socializar, interactuar y en definitiva, a jugar en equipo.

La música es otro de los grandes recurridos para estas ocasiones, aprenden a desarrollar la creatividad, la pasión, el oído musical y les enseña muchos valores como el control de las emociones.

5. 🕦 Constancia y determinación:

Tenemos que asumir que los puntos anteriores se tienen que cumplir en todo el entorno familiar, debemos comunicar a los abuelos, tíos, hermanos… las personas que vayan a quedar al cargo de los niños, la forma en la que les estamos educando para que no hayan contradicciones. Los padres somos los responsables directos en la educación de los niños y los principales educadores en el ambiente familiar pero el resto de familia es un gran apoyo.

A su vez no debemos abandonar en ningún momento el camino a seguir, debemos ser constantes con encaminar correctamente a los niños para que puedan llegar a controlar su ira y canalizarla correctamente.

Conclusiones sobre los ataques de ira en los niños

Hemos aprendido que la ira es una emoción que expresan los niños por el desconocimiento y falta de habilidades para afrontar los acontecimientos de otras maneras, si los adultos les ayudamos a adquirir estos conocimientos, los niños tendrán una evolución y una educación que les aportará un mejor desarrollo en sus vidas, el beneficio será principalmente para los niños y paralelamente (no siendo menos jeje) para los adultos.

Esperemos que les haya servido de mucha ayuda este artículo y si quieren aportar más, estaremos encantados de que dejen comentarios más abajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies